«Un Plan Sangriento»: Crimen y castigo en las Highlands.

«Escribo esto a instancias de mi abogado, el señor Andrew Sinclair, quien, desde que me encarcelaron aquí, en Inverness, me ha tratado con un grado de cortesía que no merezco en modo alguno. Mi vida ha sido breve y de escasa consecuencia, y no es mi deseo eximirme de la responsabilidad de los actos que recientemente he cometido. Así pues, no es por otra razón que la de corresponder la amabilidad de mi abogado que consigno estas palabras por escrito».

Así comienzan las memorias en las que Roderick Macrae, un campesino escocés de diecisiete años preso en el castillo de Inverness, confiesa su participación en tres brutales asesinatos cometidos en 1869 en la aldea de Culdui. Su descendiente Graeme Macrae «se topa por casualidad con dicho manuscrito» (cuántas páginas gloriosas ha dado esta fórmula a la literatura), se obsesiona y comienza a investigar, consiguiendo declaraciones policiales, informes de autopsia, observaciones de un cirujano que atiende al prisionero y, por supuesto, la descripción del juicio. Con todas las piezas construye un «true crime» adictivo en el que el lector tiene que completar la historia. Porque aquí, querido lector, no te puedes fiar de nadie. Y aseguramos que vais a pasar por momentos en los que os invadirá el horror más absoluto.

Pero lo mejor de esta novela no es que esté impresionantemente bien escrita, ni que el argumento, la estructura y los giros sean apasionantes y además sea cero tramposa, ni siquiera el hecho de que invite al lector a completarla. Es más, todo eso es lo de menos, es la excusa para llevarnos a lo más hondo de la durísima realidad de la vida en el campo escocés en el siglo XIX. La lucha de clases, la morfopiscología llevada a sus más tristes consecuencias, el desigual (por decir algo) reparto de la riqueza, la explotación del hombre hasta condiciones de (¿semi?) esclavitud, la brutal creencia de que la pobreza es un castigo divino, el analfabetismo que tan poca prisa se da el Estado por erradicar, la supremacía de la raza, la aporofobia, el embrutecimiento del ser humano que tiene que vivir en peores condiciones que las bestias de carga. Teorías y condiciones de vida aún no superadas pero que no hace tanto tiempo se aceptaban como verdad absoluta y voluntad de dios. Y eso sí que te hiela el alma y te asoma al abismo. El que estemos tan cerca. Una de las mejores novelas publicadas en 2019.